Conozcan Madre cumbia, el proyecto colombiano que participa en el Grammy Latino 2022

Con más de 200 composiciones publicadas en muchos de los mejores sellos disqueros del mundo, B-Liv es uno de los Djs y Productores más reconocidos de México y primer artista de música electrónica de este país incluído en una de las colecciones de Buddha Bar (Sounds of the Middle East).



B-Liv es el seudónimo artístico del colombiano Jairo Guerrero, radicado en Ciudad de México desde hace dos décadas quien, con más de 25 años de carrera en el mundo de la música, la radio y la producción, ha colaborado con artistas tan importantes como Eddie Amador (Nominado al Grammy), Roger Sánchez (Ganador de Grammy), Stanny Abram, Tod Terry, Marco Lys y más. Fue ganador del premio a Mejor Dj/Productor de House en la DJ World Music Conference Awards de México y 1er Lugar del MXP4 Contest de Ministry of Sound en Londres.


Madre cumbia es su último lanzamiento. Se trata de un disco que sonoramente encuentra puntos comunes entre su país adoptivo y su denominación de origen. Es así como B-Liv ha dado forma a un proyecto híbrido en el que explora las muchas manifestaciones de la cumbia en ambos territorios: desde la cumbia tradicional del Atlántico y Pacífico colombiano, pasando por la del Barrio Bravo de Tepito en Ciudad de México, hasta llegar al fenómeno de la cumbia sonidera y rebajada de Monterrey.



Esta mixtura de influencias se conjuga a través del lenguaje universal de la música electrónica para dar forma a un disco esencial que juega con varios lenguajes para construir canciones poderosas y dinámicas que no solo funcionan en ambos territorios, sino que son susceptibles de poner a bailar a todo el globo.


“Es un proyecto que nace de la necesidad de materializar sonoramente dos arraigos que viven en mí. Como artista quería construir un puente entre dos tierras que viven arraigadas a mi vida: Colombia país que me vio nacer y México país que me dio la oportunidad de renacer”, explica Jairo Guerrero (B-Liv) sobre Madre Cumbia.



Madre Cumbia no solo es una conjunción de elementos sonoros, sino que entiende también la necesidad de devolverle a la música la dignidad de admiración del objeto físico. Por ello, el empaque del álbum es un objeto de colección delicado en el que el diseño se convierte en otras de las formas de honrar y dar valor a esta tradición que hermana a ambos países, participando entre otras en la la categoría de Mejor Diseño de Empaque en el Grammy Latino.


El disco es un homenaje visual que juega con elementos esenciales de la cultura popular colombiana y mexicana; y Así como en la parte sonora, y a pesar del sonido electrónico, el disco logra respetar la esencia del sonido de la CUMBIA en sus distintos matices, visualmente plasma una identidad: la estética gráfica relacionada con esta música: el Barrio, lo local, lo urbano y por supuesto, la imaginería visual católica que tiene que ver con La Virgen de La Candelaria, la cual está vinculada a la Cumbia.



De esta manera, el lugar en el que están contenidas estas canciones es en sí un estudio de las formas populares de ambas culturas, coronadas con dos banderas hermanas en metal y entregado en un costal tradicional de las plazas de mercados de todo el continente.


En Madre Cumbia, B-Liv entiende y reconoce que las tradiciones y el arraigo son parte esencial del proceso identitario de los individuos. Al final, son más las cosas que unen que aquellas que nos separan: compartimos no solo una lingua franca sino una serie de estéticas visuales y musicales que nos permiten, como latinoamericanos, encontrarnos y reconocernos en cada rincón del mundo. Es un acierto que trae al lenguaje contemporáneo una historia en común que sigue creciendo y mutando conforme nuevos intérpretes y artistas se dejan seducir por la historia apasionante e inabarcable del universo cumbiambero.


www.madrecumbia.com